¿Saben los padres qué hacen con sus hijos?

Un niño gasta el doble de energía que un adulto, es por eso por lo que las horas de sueño, una alimentación saludable y el ejercicio físico son fundamentales para su crecimiento y desarrollo.

El metabolismo de un niño va mucho más rápido que el de un adulto, pero no nos olvidemos que un niño está en continua modificación física, la inmensa bollería industrial y la gran cantidad de chucherías que consumen debería reducirse considerablemente, las grasas saturadas, el exceso de azúcares provocan desequilibrios y trastornos alimenticios y más en edades tan tempranas. La mayoría de los padres no son conscientes del daño y efectos desfavorables que provoca una mala alimentación en sus hijos.

Al menos los niños pueden quemar antes este tipo de calorías tan dañinas, ya que están en continuo movimiento, y es que hacer deporte es muy saludable.

Otro error que cometen muchos padres es obligar a sus hijos a practicar algún deporte. Cualquier deporte es sano y favorable para el crecimiento infantil sin embargo no hay que asociar el deporte con algo sufrido, aburrido o fastidioso, ya que hay muchísimos deportes para los jóvenes adecuados para todas las edades que son muy divertidos, sólo tienen que encontrar el que más se adapte a los gustos específicos de cada niño, si llegan a encontrar el deporte como un hobbie no tendrán ningún tipo de problema de practicarlo habitualmente.

Sería muy beneficioso que los padres educaran a sus hijos de tal manera que hagan que los niños comprendan que el deporte junto con una dieta equilibrada es un hábito rutinario muy saludable que debe estar presente en todo momento de su vida. Esto ayudaría en la mayoría de los casos a evitar  que los niños cayeran en malos hábitos como fumar, beber alcohol o consumir drogas.