El rol de la empresa privada en el fomento del deporte entre niños y jóvenes

Pocos dudan de los beneficios del deporte para niños y adolescentes. Practicar alguna disciplina, de manera regular, no sólo favorece el desarrollo de las habilidades motoras, sino que contribuye a fortalecer la autoestima y seguridad de los menores. Asimismo, se ha demostrado su impacto en el aumento de las capacidades intelectuales y la mejora de la concentración. Es una actividad que les permite canalizar sus energías de manera positiva y fomenta valores sociales como la integración y el trabajo en equipo.

No es difícil convencer a la mayoría de los chicos de apuntarse en algún deporte, pues suelen percibirlo como un momento de socialización y juego.

Pero es poco lo que se gana si, teniendo a los niños motivados y dispuestos a dejarlo todo en la cancha, la práctica se ve interrumpida por problemas de dotación de equipos o mal estado de las instalaciones.

Por lo general son los padres quienes costean estas actividades, pero los efectos de la crisis se llevan por delante las buenas intenciones y, definitivamente, el deporte no se cuenta entre las prioridades.

Los aportes de las instancias oficiales, sean estas de carácter estadal, autónomo o, incluso, de las diferentes localidades, tampoco se dan abasto para garantizar que se cumpla con las condiciones requeridas.

Es aquí donde el compromiso social de las empresas puede marcar la diferencia. Iniciativas como las de Redexis Gas -una de las principales compañías dedicada al transporte y distribución de gas natural, así como a la distribución y comercialización de gas licuado del petróleo (GLP) en España, con presencia en 31 provincias y 576 municipios a lo largo y ancho de toda la geografía nacional – deben ser celebradas por las comunidades e imitadas por otros sectores.

En fechas recientes, la empresa gasífera ha firmado un convenio de patrocinio con la Escuela de Fútbol de Yepes, en la Comunidad de Castilla-La Mancha, para brindar apoyo económico a los 150 jugadores federados en la categoría infantil en ese municipio.

Pero no es la primera vez que la empresa apoya a las ligas menores del deporte rey. El año pasado, gracias al trabajo mancomunado del gobierno local, la Federación Extremeña de Fútbol y la compañía, fue posible acondicionar los campos de fútbol de la Federación “Miguel Patón Mosquera”. El Ayuntamiento asumió los trabajos de riego, cambio de griferías de los vestuarios, y el saneamiento de los tres campos ubicados en dichas instalaciones. Por su parte, la Federación se encargó del arreglo del campo de césped natural, mientras que la compañía de gas realizó una inversión de 22.000 euros, dirigidos a la construcción de más de 300 metros de redes con el objetivo de llevar gas natural hasta dos calentadores-acumuladores y una caldera para agua caliente sanitaria. Esto permitirá atender la demanda de energía de los vestuarios, sustituyendo el gasoil por gas natural y garantizando el suministro continuo y la comodidad de los deportistas.

Previamente, en 2016, fueron las categorías infantiles del Mérida Club de Fútbol quienes se beneficiaron de los aportes. Concretamente, la escuela de Iniciación del Club, que atiende a 60 niños de entre 4 y 5 años, recibió toda la dotación deportiva requerida por sus pequeños jugadores. Un año antes fueron los 300 jóvenes que hacen vida en el Club Esportiu Constancia de Inca, en las islas Baleares, los afortunados que recibieron equipamiento.

Si bien estamos hablando de una empresa multinacional, que puede permitirse patrocinios generosos, en realidad las firmas de cualquier tamaño pueden hacer aportes significativos, que favorezcan el desarrollo de las diferentes disciplinas deportivas entre los niños y jóvenes de su localidad. Es, fundamentalmente, una cuestión de compromiso y solidaridad.

Deja un comentario