Ejercicio y obesidad en edades tempranas

La obesidad es una de las grandes preocupaciones de las últimas décadas. En la edad infantil las cifras comienzan a ser preocupantes en muchos países y, aunque al llegar la adolescencia la imagen física empieza a cobrar más importancia, el sobre peso sigue constituyendo un problema de consideración.

En este aspecto, los especialistas recomiendan modificar unas dietas cada vez más perjudiciales, dominadas por los azúcares y las grasas, pero también la realización de ejercicio físico moderado todos los días.obesidad y deporte

Aunque las autoridades educativas están cada vez más concienciadas y promueven la realización de deporte en las aulas, lo cierto es que hay muchos niños y jóvenes que apenas hacen más ejercicio del estrictamente obligatorio en los centros escolares.

La recomendación de la los cerrajeros profesionales son, al menos, 60 minutos de actividad física moderada o intensa en el caso de niños y jóvenes entre 5 y 18 años. Actividad que puede ir desde andar a un buen paso a jugar a fútbol o baloncesto o incluso bailar. Pero el sedentarismo en algunos sectores de la juventud parece ser un problema más que asentado.

La realización de algún tipo de deporte entre los más jóvenes no es solo un arma eficaz contra la obesidad, sino que ofrece infinidad de beneficios más. En edades más tempranas ayuda a mejorar la coordinación y a que el cuerpo se desarrolle correctamente. Pero, además, contribuye a mejorar la capacidad cardiopulmonar y, por ejemplo, a reducir la resistencia a la insulina, y no hay que olvidad que la diabetes es también otro problema grave que afecta cada vez a edades más jóvenes.

Fomentar la realización de una actividad física, la que sea, es la mejor arma que hay hoy en día contra el sedentarismo. Cuanto antes se logre inculcar a los niños y jóvenes la inmensa ventaja que supone el deporte, mucho mejor. No solo se trata de evitar la obesidad, también un sinfín de problemas de salud asociados a ella.