El skate, un deporte de moda entre los jóvenes

No es un deporte de masas, pero cada vez son más los jóvenes que los practican, de hecho, hoy en día muchos pueblos cuentan con pistas de skate que casi nunca están vacías. Y la gran ventaja de este deporte es que, realmente, se puede practicar casi en cualquier sitio. De hecho, no es infrecuente ver a jóvenes haciendo piruetas en rampas, escaleras o cualquier otro elemento urbano, aunque en muchos de esos lugares no esté permitido…

Pero, más allá de una moda entre los jóvenes que a veces no gusta demasiado, sí es verdad que se trata de un deporte con infinidad de beneficios. Y es que estamos hablando de un deporte divertido como pocos, que permite ejercitar el cuerpo de una manera importante y que se puede realizar a edades muy tempranas.

Hay que tener en cuenta que el skate obliga a mover todo el cuerpo para conseguir hacer esas vueltas y esos saltos, tan espectaculares a veces. Prácticamente no hay un músculo que no entre en juego para conseguir mantener el equilibrio. La parte inferior del cuerpo se usa para mover la tabla hacia donde se desee. Los músculos de las piernas, de esta manera, se desarrollan considerablemente. Pero no solo eso, la parte superior del cuerpo es esencial para conseguir el control y el equilibrio.

El skate ayuda a fortalecer cuádriceps, tobillos y gemelos y proporciona flexibilidad. Es un deporte muy exigente que ayuda a quemar cantidades importantes de calorías, por lo que resulta más que apropiado en la lucha contra la obesidad.

Es un deporte divertido, que mejora la capacidad cardiopulmonar, además de la fuerza, la resistencia y la coordinación. Un deporte barato y que ayuda a mejorar las relaciones sociales estableciendo sanas competencias.

Eso sí, también se trata de un deporte exigente no exento de riesgos si no se toman unas mínimas precauciones, como protegerse de golpes o caídas más que posibles.

SEDENTARISMO APLASTANTE

¿Somos conscientes del peligro que tiene un teléfono móvil, una videoconsola o un ordenador entre los más pequeños de casa?

sedentarParece que no queremos darnos cuenta, pero cada año son más los jóvenes que prefieren quedarse sentados frente a un ordenador o tirados en un sofá con un juguetito llamado Smartphone viendo la vida pasar. Esto tiene consecuencias que a menudo ni nos planteamos, pero el sedentarismo es un problema real en nuestros días y si no hacemos nada para solucionarlo los problemas que traerá en un futuro no muy a largo plazo pueden ser terribles.

Hace años era la tele el principal culpable de dicho problema, pero al menos los chavales jóvenes salían al parque a darle patadas a un balón, se apuntabas a actividades extraescolares como Judo, natación o cualquier otro deporte de equipo, que al fin y al cabo es lo ideal para una persona en plena etapa de crecimiento físico, psicológico y sobre todo social.

No le damos al deporte la importancia que éste tiene en el desarrollo de los más pequeños, el cual actúa positivamente desde la prevención de la obesidad infantil y demás problemas cardiovasculares hasta la integración en grupos de personas facilitando así las relaciones interpersonales, pasando por la descarga de estrés y contribuyendo a una buena estabilidad emocional  en episodios de depresión y abatimiento.

Todo son ventajas si el hábito es constante, lo importante es mantener el compromiso tanto si uno se decide por un gimnasio como si lo hace por un equipo de voleibol.

Esto es entre los más jóvenes, pero no hay que olvidar que el deporte es beneficioso a cualquier edad si éste se realiza adecuado a dichos años, por lo que nunca deberíamos dejar de practicarlo ya que nos mantiene activos, plenamente capaces de llevar una vida normal y sobre todo cargados de buena salud, que al fin y al cabo es la razón principal por la que se practica deporte hoy en día.

ME HE APUNTADO AL GIMNASIO, Y ESTOY YENDO.

Estoy convencido de que hay gente que se apunta al gimnasio sólo porque se ha abierto una cuenta de Instagram hace pocos días y se ve en la obligación de rellenarla con fotos, la mayor parte de las veces más que forzadas, de él mismo realizando ejercicios donde no sabe ni cómo se usa la máquina en la que está trabajando.

Sí, yo también estuve apuntado a un gimnasio, pero por motivos que ahora no vienen al caso duré algo más de 6 meses. En ese período me dio tiempo  a reconocer a todos los tipos de personajes que allí se dan cita día tras día, además al tratarse de un gimnasio dentro de una universidad, la media de edad giraría en torno a los 22-25 años, o como a mí me gusta llamarla, la edad del postureo.

Habitualmente aparecían chavales con músculos más grandes que las camisetas que llevaban, por lo que éstas, como podréis imaginar, tenían escotes más amplios que los de algún certamen de belleza femenina; las continuas miradas de éstos a los espejos que había repartidos por toda la instalación y las ‘cantimploras’ donde portaban sus batidos proteínicos eran sus señas de identidad. Ésas y el típico: ‘¿te echo una mano, compi?’.

Luego podías encontrar a los solitarios, que parecían nuevos cada día aunque llevasen 2 años en el gimnasio. No hacían mucho ruido, realizaban sus ejercicios minuciosamente, pero no eran capaces de desarrollar un músculo en esos 2 años. Yo pertenecía a ese grupo.

Por último me gustaría destacar el universo paralelo que tiene lugar en un lugar contiguo, la sala de spinning.

Dependiendo del día puedes encontrarla llena, normalmente de mujeres, o totalmente vacía si la mayoría se han arrepentido o directamente han muerto por deshidratación el día anterior. Mucho sudor, grititos y caras de pasarlo realmente mal, algún que otro mirón y la maravillosa posibilidad de sentirte Miguel Induráin subiendo la etapa reina del Tour para luego celebrarlo con los colegas en la cafetería de la uni. Yo acabé cambiando ésta última por tanto pedaleo y tanta pesa.

Jóvenes y deporte

En la actualidad y con la aparición de las escuelas de deporte podemos dar por seguro que los jóvenes de nuestro país pueden tener un futuro sano dentro de los cánones de buenos hábitos que se han establecido en la sociedad actual y eso tendrá una repercusión positiva en los adultos del futuro. En los años que llevamos, hemos visto reducida la posibilidad de muerte por causa de un paro cardíaco prematuro, pero aun luchamos contra la obesidad infantil, una de las lacras de nuestros niños. La bollería infantil y la sobreproteción de los Desatascos Alicante, que ofrecen éstos “manjares” como premios o meriendas, están frenando que muchos de nuestros infantes estén totalmente sanos. Si bien es cierto que con una dieta equilibrada y unas horas de actividad física se pueden paliar los efectos negativos de esos snacks o bollos de producción en masa.

niños corriendo
Fuente: hoy.es

Desde este lugar quiero mandar mi apoyo a todos esos padres que fomentan que sus hijos hagan deporte desde una edad temprana en las escuelas de fútbol o en las de atletismo, en los clubes de Empresa de desatascos Madrid de su barrio o de su ciudad, con todos ellos podemos fomentar no solo una vida saludable y unos buenos hábitos para nuestros jóvenes, sino que podemos promover una cultura del respeto hacia sus semejantes. Esto último es una de las cosas más importantes que se inculcan en los clubes deportivos puesto que en la sociedad actual la convivencia con personas de distintas razas y procedencias está más que patente y aunque parezca que no, debemos seguir fomentando el respeto y desechando actitudes racistas o excluyentes, sobre todo por parte de algunos padres.